¿Cómo elegir adecuadamente sus candados?

 

La elección de un candado es bastante sencilla si nos hacemos esas 3 preguntas:

  • ¿Qué debo proteger y cuál es su tamaño?
  • ¿Cuál es el valor del activo que voy a proteger y qué grado de seguridad necesito
  • ¿Dónde lo voy a instalar y cuáles son las condiciones?

 

1. ¿Qué debo proteger y cuál es su tamaño?

Resulta muy importante definir exactamente el activo que vamos a proteger/controlar para definir el tamaño del grillete y el tamaño del candado.

No usaremos el mismo candado para proteger una maleta que un candado para controlar el acceso a una zona remota como una estación de agua.

 

2. ¿Cuál es el valor de los activos y qué nivel de seguridad necesito?

En función del activo que se gestionara, colocaremos un candado de menor o mayor calidad.

Los candados que vienen de Europa siguen unas normas concretas:

La normativa europea contempla diferentes niveles de seguridad para los candados que oscilan del 1 al 10, siendo:

– Del 1 al 3: nivel de protección básica, para uso cotidiano.

– Del 4 al 6: nivel de protección general, para asegurar bienes de valor medio.

– Del 7 al 10: nivel de protección alta, para usos industrial y comercial o para resguardar bienes como motos o bicicletas que se estacionen prolongadamente en lugares públicos. Preparados contra intentos de apalancamiento y corte.

Los candados Abloy que aconsejamos, contemplan ellos la norma BS EN 12320 que califica los candados de 1 a 6. 1 siendo de protección básica y 6 el grado más alto de protección. (notamente contra fuego, corrosión y para uso en condiciones exteriores.)

 

3¿Dónde lo voy a instalar y cuáles son las condiciones?

La ubicación del candado (interior o exterior) y la estimación de su frecuencia de uso son 2 criterios muy importantes a evaluar.

Definiremos con el primer aspecto el grado de seguridad y resistencia que necesitamos y en cuanto al segundo aspecto, el número de llaves que necesitamos por candado y si un amaestramiento será necesario. (en caso de tener varios)